“Trasmutación” de Javierens en Sala Sa Nostra

 

 

 

 

 

 
Javierens es el ganador del Premi Vuit d’Agost 2017, y como parte del premio se le concede una exposición individual en la sala de Sa Nostra desde el día 15 de marzo hasta el 13 de abril.
El joven artista ha hecho una selección de su obra más reciente con el nexo común de la “Transmutación”, es una exposición donde pintura y escultura gravitan en torno a los conceptos del cambio y la evolución y donde un viejo modus operandi del mundo del arte vuelve a revivir con fuerza, el trampantojo o  trompe-l’œil en francés.
Esta técnica es usada para lograr a través de efectos ópticos, una sustitución de la realidad, transformando los espacios. Javierens al integrar efectos lumínicos y de color en su obra, conecta en el estatismo del lienzo, su ansiada mutación y logra como si una pieza musical fuese, una transición de emociones. La gran ambición de Javierens es traspasar a la pintura la capacidad para mover las emociones de la música. La serie de lienzos iluminados “Transmutación” consiguen emular un recorrido emotivo a través de la gradación colorística, la luz conduce al espectador por una sintonía de colores que transforma la pintura sobre el soporte del lienzo. Así se animan las emociones. Nadie queda impertérrito.
Parece que todo lo investigado por Javierens le lleva inexorablemente al mundo del engaño visionario de Piranesi y por ende, a Escher, casualmente admirado por Javierens desde su infancia. La escaleras imposibles, las perspectivas inverosímiles, no dejan de verse en sus esculturas y cajas, proyectos de futuras instalaciones, donde las cadenas de ADN entran y salen, se esconden y agitan la visión del espectador, perdido en la danza, otra vez la música, que propone en “Escalera infinita” y “Mutación infinita”.
Y la danza es la tercera propuesta mutable en esta exposición, esculturas movibles, frágiles y sólidas a la vez, como las esculturas ingrávidas de Calder, danzarinas  e iluminadas, la luz de color y la sombra proyectada en el suelo… proponen una evolución desde la más rústica hasta la más engalanada con pintura que ocultan su textura original. Tres niveles de evolución. “Danza en estadio” las ha llamado. La importancia de la danza y la tradición atávica, las religiones animistas y el baile como conector de los mundos, el físico  y el espiritual, otras vez la mutabilidad de un extremo a otro.
Javierens conecta el arte, ya clásico de las vanguardias, con las nuevas tecnologías, uniendo a través de la mutación lo antiguo con lo nuevo. Lo tradicional con lo actual. Busca en la génesis, no solo en la espiritualidad de las religiones animistas o en el principio de la vida científico, un punto de arranque para ir creciendo, evolucionando, mutando, como el mismo dice, transmutación, a través de la danza, del cambio, del crecimiento, para evolucionar, avanzar, trascender…  Quiere que mires, no que veas. Que juegues, no que te escondas. Lo consigue.
Para saber más:

Source: Nuria del Rio

Leave a Reply