Isabel Echarri. El no ser

Foto: N. del Río
Foto: N. del Río
Foto: N. del Río
Libro de artista: Metamina. Arrabal+Echarri. Foto: N. del Río

Escultura en papel. Tamaño natural. Foto: N. del Río

Detalle desde otro ángulo. Foto: N. del Río

Escultora, grabadora y escenógrafa española. Echarri vive entre París y Formentera, donde llegó por primera vez en 1962. Durante los 60’s fue integrante del Grupo Experimental: “Comparaisons” que expuso en el Museo de Arte Moderno de París y de Munich. De entre sus escenografías destacamos la versión de la ópera Carmen estrenada en Pekín en 1981. 

De su vertiente escultórica podemos subrayar su pasión por el libro como objeto, y por el blanco, en el que se expresa desde 1962. El papel le sirve para reflexionar sobre lo efímero y lo permanente, entre la delicada materia y la fuerza del texto. Metáfora de la vida y de la muerte.

Desde los 50’s Echarri ha expuesto individualmente en distintas galerías de París: La Hune, Entre Pierre, Anne La Humiére, Corre, La Tannerie;exhibió su obra en el Museo de Arte Moderno de Tokio y de Osaka; en Dinamarca: Museo de Gottenborg, Galería Dierks de Aarhus, así como Londres, Lausana y España. Acudió a las Bienales Internacionales de Grabado realizadas en Ljubljana. Su obra se puede admirar en diversos museos y colecciones europeas.

Isabel Echarri en el Espacio Micus:

En la obra de Isabel Echarri nada es lo que parece: los relojes no son relojes, el ajedrez no es un ajedrez, una ventana no es la ventana, un botón no lo es, un poema tampoco. Ni siquiera hay pájaros o personas. 

Descontextualizar lo obvio: los relojes como objetos que miden el tiempo son transfigurados por culpa de las letras, el ajedrez pierde sus límites y su dimensión para trascender y convertirse en metáfora de la vida y la muerte,  una ventana se transforma en soporte, en lugar de apertura, y expresa palabras de Semprún; un botón es el asidero de un pergamino que enrolla a Lorca y la poesía deja de expresarse sobre un papel plano, monótono, anodino. El papel una vez roto, oradado, detrozado, violentado ¿es papel? El libro ha dejado de ser libro para compartir el continente y convivir en el contenido: junto a Arrabal en Metamina.  Los seres vivos en su obra no son: es el recorte de los pájaros, su sombra hueca, su no ser lo que aparece,  la figura humana tampoco es, es portadora de palabras escritas y paradójicamente aparece inmutable, hierática tal vez, muda. 


El blanco predomina, pero no un blanco sencillo, un blanco egocéntrico (lo fácil sería equiparar el blanco de Echarri con el de  Formentera, como si este fuera el único blanco mundial, arrebatándole de este modo su dimensión universal) es un blanco que según palabras de Echarri surgió cuando estudiaba: ” Y llegó el movimiento del blanco, impulsado por Charles Estienne, un crítico maravilloso que se ocupó también del surrealismo, y para quien el blanco era la búsqueda, o sea, ir más lejos, y también hacia la muerte, claro” confeso a  Pep Tur en noviembre de 2012. 


Podemos disfrutar de su obra en el espacio Micus hasta octubre del 2014… una buena excusa para disfrutar del no ser y para sentir el principio y el final de las cosas.

Para saber más:
ultimahora.es/etiqueta/Isabel+Echarri.html
http://www.espanol.rfi.fr/cultura/20130104-isabel-echarri-de-punta-en-blanco 
Source: Nuria del Rio

Leave a Reply